CONVIVENCIA. Cómo podemos Cuidarla y potenciarla.

Compartir
  • 6
    Shares

Ante la nueva situación provocada por el COVID-19 nos enfrentamos a muchos cambios y de manera muy repentina. Entre esos cambios en nuestra vida diaria está el vivir confinado en casa con toda la familia. Nos vemos en la obligación de tener que convivir y compartir con la familia todas las vertientes de nuestra vida que de forma habitual realizamos por separado. En un mismo espacio y tiempo tenemos que incorporar, coordinar y llevar a cabo nuestras obligaciones laborales, educativas, familiares y personales. 

Esta situación puede generar ansiedad, incertidumbre, conflictos, por ello es muy importante saber cómo gestionarlo. En estos momentos podemos sentir angustia al pensar en el tiempo prolongado que vamos a estar en casa. La convivencia se vuelve una parte principal de nuestro día a día. Surgirán momentos de tensión, estrés, a los cuales nos vamos a tener que enfrentar, pero no sólo los adultos, también los niños.  

Entre las dificultades que podemos encontrar en la convivencia: 

  • Percepción de pérdida de libertad, puede generarnos situación de angustia que puede hacer que nuestro comportamiento sea más irritable 
  • Problemas de relación, debido a malos entendidos, enfados…. 
  • Problemas de comunicación 
  • Dificultades para ocupar el tiempo libre…….. 

Pero también debemos pensar que es un buen momento para mejorar nuestras relaciones, replantearlas y adquirir nuevos aprendizajes. Tenemos y debemos cuidar la convivencia en casa. Es una buena oportunidad de potenciarla. 

Después de varios días de tensión, sobrecarga informativa y cambios importantes en rutinas laborales y escolares, seguramente nos vamos adaptando a la nueva situación. Es el momento de reflexionar y cimentar nuestras relaciones y convivencia.  

Y para ello es necesario establecer normas y límites para todos consensuados, el respeto siempre debe estar presente, crear un clima de confianza para comentar cómo nos sentimos y respetar los tiempos en soledad y la intimidad de cada miembro de la familia. Para conseguirlo os proponemos unas recomendaciones básicas de convivencia : 

Establecer rutinas y hábitos para toda la familia que ayuden a una mejor estructuración tanto interna como externa. Acostarse, levantarse a la misma hora, establecer rutinas para las tareas, juegos, ejercicio físico,etc. Mediante reuniones con la familia se pueden acordar los tiempos, cuando los niños se sienten partícipes y colaboran es más fácil que los cumplan. Esto nos va a proporcionar serenidad y normalidad.  Para ayudaros podéis leer la entrada del blog :«Rutinas y horarios».

  • Llevar a cabo actividades de cuidado físico, educativo, laboral y emocional 
  • Establecer rincones en casa para llevar a cabo diferentes actividades, no centralizarlo en una sola estancia, para no caer así en el malestar de estar siempre en el mismo lugar. También es importante diferenciar espacios comunes e individuales.  

 

 

 

Es importante también el llevar a cabo momentos de disfrute personal, supone un balón de oxígeno para una buena convivencia. Cada miembro de la familia puede tener gustos o aficiones diferentes, hay que dejar un momento al día para desconectar: libro, música, baño, serie favorita……….. 

 

 

 

 

 

Llevar a cabo una comunicación adecuada y saludable. Se debe intentar encontrar momentos en el día para hablar todos los miembros de la familia. El expresar lo que pensamos, sentimos, en un ambiente de respeto es muy importante para sustentar una adecuada convivencia. Compartir los sentimientos es importante para que se puedan ir acomodando a la situación, superar sus miedos relacionados y eliminar ideas equivocadas. Evitar sobreinformación, pero esto no significa no hablar de la situación que estamos viviendo, adaptada claro a la edad de nuestro hijo/a. 

 

 

 

 

Seguir en contacto con la familia y los amigos de forma virtualEs importante mantener relaciones sociales, aunque sea de forma virtual. Puedes contactar con amigos y familiares mediante mensajes, llamadas, videollamadas o compartir videos explicativos sobre vuestro día a día. Los niños también pueden dedicarle algunos momentos en el día, preferiblemente con supervisión si son muy pequeños, para saber proteger su privacidad. 

 

 

 

 

 

Descansar bien es fundamental para nuestra salud no solo física sino también mental. Y mantener el sentido del humor 

 

 

 

 

 

¿Como podemos llevar a cabo todo esto? 

Podemos preguntarnos como padres, pero ¿cómo mejoramos la convivencia?¿cómo llevarlo a cabo?, ¿por dónde empiezo?

 

Tenemos que pensar en positivo, esta situación es temporal, no se va a prolongar infinitamente. Adaptarse a la situación es complicado, de repente toda nuestra rutina de vida ha podido dar un giro, y es normal sentirnos así, pero es necesario que este estado no ocupe nuestro día a día sino hacer frente a esta nueva situación.   

 

 

Vamos a ponernos a ello: 

RECURSOS: LÍMITES Y NORMAS 

Los límites son como diques de contención y educan en la toma de decisiones y en la responsabilidad. En estos momentos, ambas capacidades son muy importantes para comprender lo que tenemos que hacer y ayudarnos todos. 

Quizás sea necesaria una revisión de ciertas normas familiares que teníamos hasta ahora, como el horario de televisión, videojuegos o móviles. Habla con tus hijos y sé flexible, necesitan estar en contacto con sus amigos y ratos de ocio; pero sé inflexible en el horario nocturno, igual de importante es dormir y descansar. El móvil se apaga o se retira por la noche. 

Otras normas, sin embargo, habrá que reforzarlas, como todas aquéllas que hacen referencia a la convivencia. Pero para ello, establece límites en el comportamiento. Según pasen los días, todos estaremos más nerviosos e irascibles. Conviene saber anticipadamente qué hacer.  

Recuerda que es mejor hablar de CONSECUENCIAS que de castigos, les ayuda a elegir libremente. Y para ello, te sugerimos los PASOS para establecer correctamente los límites: 

  1. Actuar muy tranquilamente, básico y fundamental 
  2. Sin gritar: los gritos no tienen un efecto positivo en la conducta y siempre ofenden y hacen sentir mal 
  3. Sin amenazar: el miedo puede reprimir algunos comportamientos, pero no es un buen medio para educar 
  4. Establece y comunica el criterio o la norma de una manera clara, explicando por qué es un problema no cumplirlo 
  5. Enuncia y anticipa muy claramente la consecuencia sin gritar ni utilizar tono amenazante 
  6. Aplica siempre la consecuencia con toda la tranquilidad del mundo 

Pero ten siempre en cuenta que: 

  • Fijar un límite, aunque sea correctamente, no implica que se cumplirá, a pesar de que se acepte 
  • No hay que reprochar a los pequeños lo que ha pasado, ESTAMOS APRENDIENDO 
  • En muchos momentos poco se puede hacer; pero es importante CONTROLAR NUESTRA REACCIÓN: lo mejor es atajar la situación como podamos y esperar a que tanto nosotros como nuestros hijos nos hayamos calmado 
  • NO hay que recurrir al chantaje emocional: es un veneno para educar en la toma de decisiones y para la maduración emocional 
  • La relación de los padres es fundamental, debe estar basada en el cariño y el respeto, porque es como si fuera el techo que guarece la familia. Es necesario que también hablemos y lleguemos a consensos y pactos, que repartamos tareas, que nos apoyemos y nos sepamos dar espacio.

 

Lo que HAGAMOS ante nuestros hijos siempre tiene más influencia que lo que les digamos 

 

RECURSOS: EL HUMOR 

El humor es un recurso imprescindible. Úsalo no solo como entretenimiento, para pasar ratos agradables, sino como recurso comunicativo. Piensa en positivo, surgirán conflictos nuevos en casa, pero puedes reírte de otros que no tenéis ahora (qué me pongo para salir, a qué hora tengo que volver a casa, con quién vas a ir, llámame cuando llegues…). Si los comentas y os reís juntos estaréis fortaleciendo los vínculos y liberando tensión.  

 

 

RECURSOS: LA TELEVISIÓN 

Puede ser un aliado o un generador de conflictos y ansiedad, según cómo la utilicemos. Establece horarios para tus hijos, sobre todo si son pequeños; evita la sobrecarga informativa que genera preocupación y nervios, y turnaos para elegir qué queréis ver. No tiene que elegir siempre la misma persona, fijaos en los horarios y en el objetivo por el que veis la televisión.

 

 

RECURSOS: LA MÚSICA Y EL EJERCICIO FÍSICO 

Estas actividades activan regiones cerebrales imprescindibles para la atención y la memoria. Además, son fuente de placer y salud. Podemos escuchar y compartir música, interésate por lo que les gusta a tus hijos. Pero también podemos tocar instrumentos o practicar todos juntos. Quizás es la hora de atrevernos con un buen karaoke o aprender coreografías. 

Lo mismo ocurre con el ejercicio. No hace falta ser un atleta, pero podemos fácilmente buscar sesiones de la disciplina que más nos guste y realizarlas en casa todos juntos. Sentirnos acompañados nos hace ser más constantes y nos complace, con lo que reforzamos los vínculos afectivos.  

 

RECURSOS: LA EXPRESIÓN PLÁSTICA / MANUALIDADES 

La expresión plástica posee múltiples beneficios entre los que cabe destacar que: 

  • Mejoran su autoestima. Los pequeños, cuya autoestima desarrollan durante sus primeros siete años de vida, se sienten realizados cuando crean arte y ven el resultado de su obra. 
  • Desarrollan su motricidad y su coordinación óculo – manual. 
  • Concentración.  Cuando los niños están creando o bien contemplando obras de arte, mejoran su capacidad de concentración. 
  • Relajación. Además de concentrarse, al realizar estas actividades, los pequeños se relajan. 
  • Diversión. Los niños se entretienen y experimentan placer. 

Es un buen momento para realizar obras de arte creativas o recuperar esas manualidades o hacer experimentos sencillos como puede ser: plantar una lenteja, realizar un mandala, decorar un macetero etc.

 

RECURSOS: JUEGOS Y JUGUETES 

Ahora que vamos a estar más tiempo en casa puede ser buen momento de recuperar esos juegos que siempre nos piden.   

Es posible que tengas que hacer pequeños cambios en casa. Los niños, sobre todo los más pequeños, necesitan movimiento. Si no tienes un bajo o un garaje que puedas acondicionar como espacio de juego, dedica una habitación a actividades que requieran movimiento: quita elementos que pueden ser peligrosos o que se pueden romper, libera espacio, llénalo con cojines o algún colchón, pelotas de playa o de goma, bolos de juguetes, aros o combas, etc. Plantéales la posibilidad de compartir temporalmente otra habitación para dormir y estudiar. Así dispondréis de un espacio de mayor libertad. Esa será la zona de juegos y solo esa. En el resto de la casa hay que comportarse con tranquilidad. Tus hijos aprenderán a respetarlo, sobre todo si participan en la preparación. Más adelante ya habrá tiempo de volver a recuperar la normalidad. 

Si son más mayores prueba con juegos de mesa, de retos, invéntate gymkanas o scape-rooms, pasatiempos y juegos de lógica. También puedes sorprenderte con juegos online y videojuegos para toda la familia. Pregunta a tus hijos adolescentes. Ellos seguro que los conocen y les gustará llevar el liderazgo en ese tema. 

También hay que dejar un espacio para el juego libre, sobre todo con edades más pequeñas. Inventar, crear, hacer funcionar su imaginación. 

 

RECURSOS: LA COCINA 

A todos los niños les encanta cocinar. Aprovéchalo para buenos ratos y darles la ocasión de sentirse útiles. Prueba con recetas sencillas, atractivas, sanas y variadas. Es una actividad manipulativa y que ayuda a poner en marcha la planificación y la organización: qué necesito, cómo lo voy a hacer, qué pasos sigo…  

Además, establece turnos para las tareas básicas: quitar y poner la mesa, recoger, barrer, limpiar, etc. Son pequeños trabajos que afectan a todos y hay que colaborar. Si te ayuda, puedes generar tablas con turnos, pequeños premios o recompensas. 

Debemos así mismo promover una alimentación equilibrada y saludable para todos los miembros de la familia, no podemos caer en la “comida basura” al estar tanto tiempo en casa. 

 

RECURSOS: EL AFECTO Y EL CARIÑO 

Si no tienes enfermos que te lo impidan o situaciones de aislamiento forzoso dentro de casa, tampoco tienes excusa para no abrazar y besar a los miembros de tu familia. Todos necesitamos sentirnos queridos y que nos lo demuestren. Cada uno a su estilo y a su manera.  

 

 

RECURSOS: EL DIÁLOGO 

 

Aprovecha diferentes situaciones para dialogar con tus hijos y tu pareja. Establece un horario para las comidas y reuníos para ello. Hablad, comentad lo que vais haciendo, qué objetivos tenéis, a qué vais a dedicar la tarde, etc. 

 Otras veces quizá os guste hacer asambleas o reuniones familiares para tratar un tema concreto y llegar a acuerdos.  

Pero no nos podemos olvidar de los diálogos y encuentros personales con cada uno de nuestros hijos. Cada uno tiene sus preocupaciones e intereses. Siéntate un rato en su habitación, cuéntale lo que te preocupa, pregúntale qué tal está, anímale… esto te ayudará a prevenir conflictos y a evitar regañarle delante de todos. 

RECURSOS: LA LECTURA 

lectura

 

La lectura compartida supone además de los beneficios propios de la lectura un momento de relación entre padres e hijos fundamental en su desarrollo. También un momento de lectura en solitario nos ayuda y relaja. 

 

 

Y RECUERDA QUE NINGUNA FAMILIA ES PERFECTA NI VOSOTROS SOIS ANIMADORES. No te cargues de expectativas viendo cómo otras personas cuelgan vídeos en las redes llenos de actividades, cada familia tiene sus mecanismos y su manera de funcionar, no pretendas dar una imagen de familia, SÉ UNA FAMILIA, la tuya. Y tus hijos y tu pareja no siempre van a querer participar en todo lo que se proponga; y hay que respetarlo, aunque evitando el aislamiento. Pero todos tenemos una faceta en la que destacamos y que podemos poner al servicio de los demás para llevar mejor esta convivencia dentro del confinamiento 

¡ÁNIMO! 

 

 

Arnedo CONVIVE (1)

Desde el Programa integral para la Promoción del Respeto y la Prevención del acoso: Arnedo Convive, el cual  intenta abarcar tres niveles, el educativo, social y metodológico, podemos incidir en los consejos a nivel familiar con el Calendario elaborado conjuntamente por la mayor parte de los grupos sociales de la comunidad.

Cada mes parte de un lema, y cuenta con orientaciones muy simples y básicas, habida cuenta que se dirigen no sólo a la Comunidad Educativa, sino a toda la Comunidad de Arnedo; con intencionalidad de poder ser comprendido por todos los niveles culturales, respetando idiosincrasias, con finalidad de ser guía para recuperar los hábitos básicos y habilidades de vida en sociedad. 

El objetivo es que al menos cada mes de los que componen el curso escolar, trabajemos la frase elegida en todos los espacios y situaciones arnedanos en los que se puedan encontrar nuestros niños y jóvenes; y esto nos motiva a continuar con este gran desafío cargados de ilusión…

Este Calendario de Convivencia lo podemos visualizar, descargar e imprimir.

calendario Arnedo Convive

 

 
 

 

Otro buen recurso es el de nuestros compañeros del Equipo de Orientación de  Atención Temprana que diseñaron un calendario dirigido a niños de 0 a 3 años que lleva por título: “Conviviendo día a día”Échale un vistazo porque merece la pena.  

Este calendario inicia un trabajo preventivo con el que sensibilizar a la comunidad educativa, desde los principios de inclusión y equidad, sobre aspectos relacionados con la convivencia en el ciclo 0-3: autoconocimiento, descubrimiento del otro, comuniciación, respeto, solidaridad,cooperación,empatía, etc. 

 

 

 

 


Compartir
  • 6
    Shares

3 comentarios en “CONVIVENCIA. Cómo podemos Cuidarla y potenciarla.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies