DAFO EMOCIONAL PARA LA CONVIVENCIA FAMILIAR (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades)

Compartir
  • 9
    Shares

Para mejorar la convivencia familiar y siguiendo nuestro anterior artículo sobre 10 consejos para familias de cómo afrontar situaciones que dificultan la convivencia, os presentamos una estrategia que os podrá servir para reflexionar y tomar decisiones que mejoren el ambiente familiar y más en estos días de confinamiento forzoso en el hogar.

Para mejorar la convivencia familiar os presentamos una herramienta llamada  DAFO, para analizar cuáles son aquéllos aspectos personales con los que estás beneficiando a tu entorno familiar y a la consecución de un objetivo; mejorar la convivencia familiar y aquellos otros que te separan del mismo.

Realizar un análisis estratégico, ya sea de una situación ,de una persona o de una familia, exige identificar las debilidades, las amenazas, las fortalezas y las oportunidades que configuran su situación. Estos cuatro elementos, de cuyas iniciales deriva el acrónimo (DAFO), son los principales a la hora de diseñar una estrategia,  porque constituyen la información necesaria para la toma de decisiones.

Lo primero que tienes que hacer es pensar en un objetivo que quieras conseguir a nivel familiar. Por ejemplo, “«mejorar la convivencia familiar», «asumir nueva situación»  o el que tú prefieras, lo importante es que sea un objetivo concreto, específico y que le pongas una fecha para conseguirlo, o al menos acercarte al mismo.

A continuación coge un papel en blanco y divídelo  en 4 casillas tal y como aparece en el dibujo, anotando paso por paso lo primero que te venga a la cabeza de lo que veremos a continuación

1. En FORTALEZA pones 5 cosas que crees que hacen a tu familia poderosa. Se trata de reflexionar sobre cuales son los puntos fuertes de tu familia. Representan los elementos internos positivos, lo que hacéis bien, y que van a ayudarte a tus propósitos.


2. En DEBILIDAD pon 5 que hacen a tu familia débil. En este apartado tienes que reflejar aquéllos aspectos en los que debes mejorar para lograr tu objetivo. Son el conjunto de características y habilidades que tienes, que constituyen una barrera para que alcances tus objetivos y que eres consciente de que puedes mejorar.Una debilidad podría ser “no saber escuchar” o “tener ansiedad”. Dado que ésto reduce la percepción que tenemos acerca de nuestra competencia para llevar a cabo una tarea (autoeficacia)

3. En OPORTUNIDAD, pon las cosas externas de tu familia que significan oportunidad para que ésta sea mejor. Ahora no se trata solo de saber cuáles son tus puntos fuertes, sino de usarlos para maximizar las oportunidades externas que se puedan generar. Este campo representa todo lo que te ofrece de positivo tu entorno, para que puedas potenciar y mejorar tus propias fortalezas y a la vez acercarte a tu objetivo.Por ejemplo si una de tus fortalezas es “saber escuchar”, como oportunidad podrás anotar el poder solucionar los conflictos familiares o entender mejor a los miembros de tu familia. El aprecio de la dirección de nuestros familiares puede constituir una oportunidad.


4. En AMENAZA pon aquellas que podrían afectar a tu familia, sean o no presentes también pueden ser futuras. Son aquellos obstáculos externos a los que te enfrentas, cualquier situación negativa ajena a ti que complica de alguna forma que consigas lo que te propones.Si tu debilidad fuera “no escuchar más que tu opinión” una amenaza externa podría ser no enterarte de los problemas de tu hijo.

Las emociones influyen en la toma de decisiones mediante su influencia en nuestra cognición y en nuestra motivación.

Una vez rellena nos podemos encontrar diferentes escenarios:

 

  1. FORTALEZAS-OPORTUNIDADES: Es la línea de acción más recomendable, ya que aprovecha al máximo tus recursos y se encamina a sacarle partido a lo que te ofrecen las situaciones externas. Revisa por tanto de nuevo tus fortalezas y piensa cómo puedes potenciarlas con las oportunidades que te ofrece el día a día.
  2. FORTALEZAS-AMENAZAS: Las amenazas existen, te aconsejo que te centres en tus puntos fuertes para minimizarlas. Olvídate por ahora de tus debilidades.
  3. DEBILIDADES-AMENAZAS: Las amenazas externas existen, tus limitaciones también (al menos en tu mente) pero no te fíes de ellas para solucionar nada. Agárrate a tus fortalezas, son más fiables.
  4. DEBILIDADES-OPORTUNIDADES: Te muestra los retos a los que te vas a tener que enfrentar.

Para mejorar las debilidades que tienes alojadas en tu mente, como por ejemplo: “no valgo para…”o que “lo mío no es …”, y que has terminado de creerte de tantas y tantas veces como te lo has repetido y has contado, te propongo un sencillo ejercicio.

Escoge una debilidad que poca gente conozca que tienes: “Tengo miedo” , “Soy muy insegura”o «Soy muy permisiva con mis hijos».

Durante una semana, le vas a contar a las personas de tu entorno justo lo contrario. Es decir vas a jugar a contarles lo que en realidad no piensas. Tantas veces como sean necesarias hasta que tú misma te lo creas. ¿Parece una tontería verdad? Hiciste lo mismo para darle credibilidad a tu debilidad. Además, a las personas que te escuchan les ocurre lo mismo. Cuantas más veces te escuchen una misma afirmación, menos les va a costar asociarte a ella. Por eso, si te acostumbras a decir que “Eres una persona muy segura de ti misma” o “todo va salir bien”, no solo te lo terminarás creyendo sino que los demás  lo aceptarán como tal.


Compartir
  • 9
    Shares

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies