LOS JUGUETES UN BUEN RECURSO DIDÁCTICO. 3ª Parte. El Desarrollo Cognitivo En La Etapa De Educación Infantil

Compartir
  • 4
    Shares

Presentamos la tercera parte de “Los juguetes un buen recurso didáctico» hoy desarrollaremos la clasificación de los juegos según la faceta 2  del método ESAR “Los Juegos Cognitivos”.

A continuación se presenta las distintas etapas sobre el desarrollo cognitivo infantil con recursos y enlaces que se clasificarían dentro de la Faceta 2: Cognitiva. Estudia la complejidad mental que es necesaria para la exitosa interacción del jugador con el juego, siguiendo con el ánalisis del método de clasificación ESAR, creado por  la psicóloga Dense Garon.

Desarrollo cognitivo infantil

En los primeros años de vida, nuestro cerebro se encuentra en un proceso madurativo en el que se establecen de forma continua nuevas conexiones neuronales y tiene lugar el crecimiento estructural. En estas edades tempranas, el cerebro tiene mayor capacidad plástica y propicia un periodo que favorece la adquisición tanto de las funciones cognitivas como de las destrezas motoras, capacidades lingüísticas, habilidades sociales y emocionales.

Las personas nos desarrollamos en diferentes áreas; todas ellas están integradas en el proceso de crecimiento y se van desarrollando de forma conjunta, interviniendo unas en otras.

Una de dichas áreas es el desarrollo cognitivo, que evoluciona progresivamente hasta llegar a consolidarse en la adolescencia. Existen muchas teorías que explican el desarrollo cognitivo en la infancia, una de las más conocidas es la Teoría de Piaget. Según dicha teoría, los diferentes estadios por los que pasa el desarrollo cognitivo (etapas del desarrollo cognitivo) es el siguiente:

Periodo sensoriomotor (0-2 años)                                                                                                                                   

En esta etapa el conocimiento se adquiere progresivamente a través de la experiencia sensorial y la actividad motriz. La inteligencia de los niños es práctica, centrada en sí mismo y en el momento presente.

A lo largo de este periodo se producen importantes adquisiciones, la acción de los bebés evoluciona desde los reflejos innatos, que se convierten en hábitos. Después aparecen las reacciones circulares y con estas los primeros esquemas mentales. 

Más adelante el bebé se interesa por el mundo exterior y descubre los procedimientos como forma de reproducir hechos y de esta manera elabora acciones intencionadas. Al finalizar el periodo, adquiere la capacidad de representación.

Para favorecer el desarrollo cognitivo en este periodo es aconsejable:

  • Enriquecer las reacciones circulares y elaborar esquemas mentales.
  • Favorecer el aprendizaje por ensayo-error.
  • Proporcionar al niño objetos que le permitan explorar el mundo.

Periodo Preoperacional (2-7 años)

En esta etapa se consolida el lenguaje y hay un progreso en la actividad representacional, además de aparecer la función simbólica. Tanto el pensamiento como el lenguaje de los niños es egocéntrico. Hay una incapacidad para conservar, es decir, no comprenden que ciertas características de los objetos permanecen invariables. Hay ausencia de clasificación jerárquica.

 

 

Para favorecer el desarrollo cognitivo en esta etapa es aconsejable:

  • Emplear el juego simbólico, aprovechar la actividad lúdica para favorecer las representaciones y la función simbólica.
  • Permitir la exploración y experimentación.

Periodo de Operaciones Concretas (7-12 años)

 

En esta etapa los niños y niñas utilizan el sistema de símbolos de manera lógica, permitiéndoles la resolución de problemas. En esta etapa el niño es capaz de realizar clasificaciones y relaciones utilizando los principios de conservación, seriación, simetría y reciprocidad.

 

Para favorecer el desarrollo cognitivo en este periodo es aconsejable:

  • Desarrollar su capacidad de pensamiento reversible
  • Ayudarle a identificar y plantear interrogantes
  • Ayudarle a que establezca relaciones entre hechos y fenómenos del entorno natural y social
  • Tratar de hacerle pasar de lo concreto a lo abstracto.

Periodo de Operaciones Formales (12 años en adelante)

A esta edad se desarrolla la capacidad de llevar a cabo tareas mentales que necesitan del pensamiento para formular las hipótesis de los problemas y alcanzar la solución.

Para favorecer esta etapa se pueden hacer debates con el niño; analizar problemas éticos; ayudarle a elaborar hipótesis y deducciones.

Una adecuada estimulación cognitiva ajustada a cada una de estas etapas y acorde respecto al nivel de maduración de los niños es fundamental para el desarrollo de las capacidades y procesos cognitivos y tiene como resultado una serie de aspectos positivos para el niño, como son:

  • Mejora de la autoestima y de la autonomía personal y social
  • Incremento de las competencias sociales (relaciones interpersonales, respeto a las normas…)
  • Mejora de la comprensión de los términos abstractos
  • Mejora de la capacidad comunicativa: comprensión y expresión, tanto oral como escrita.
  • Aumento de la motivación
  • Aprendizaje de la abstracción y simbolización de los conceptos
  • Generalización de los diferentes aprendizajes a otros contextos
  • Comprensión de la importancia del aprendizaje para desenvolverse en la vida
  • Adquisición de competencias escolares y posteriormente laborales

Estimulación cognitiva a través del juego                                                                                                                    

El juego es una actividad innata, propia de la infancia, que permite al niño aprender y relacionarse con su entorno. Es espontáneo y voluntario, guiado por motivaciones y necesidades internas. El juego tiene un fin en sí mismo, que es su propia realización. El juego resulta agradable y placentero para el niño, el cual toma un papel activo e interactivo en el mismo.

La forma básica de estimular al niño en su infancia y adolescencia es a través del juego.

Además de ser una actividad gratificante en sí misma, el juego es una actividad estimulante que exige el funcionamiento de diferentes componentes del desarrollo infantil.

Los aprendizajes que tienen lugar a través del juego se asimilan de forma más rápida y eficaz poniendo en marcha las capacidades cognitivas que le facilitarán la comprensión de su entorno.

Entre los distintos objetivos del juego relacionados con el desarrollo de las capacidades cognitivas podemos destacar:

  • Estimular la capacidad para razonar, el pensamiento reflexivo y representativo
  • Crear fuentes de desarrollo potencial, es decir, aquello que puede llegar a ser.
  • Ampliar la memoria y la atención gracias a los estímulos que se generan.
  • Desarrollar la imaginación y la creatividad y la distinción entre fantasía- realidad.
  • Potenciar el desarrollo del lenguaje y del pensamiento abstracto.
  • Desarrollar la autonomía personal
  • Fomentar el descentramiento del pensamiento egocéntrico del niño.

 

Juegos y juguetes para el desarrollo cognitivo                                                                                                          

Los juguetes que favorecen el desarrollo cognitivo de los niños les permiten ver, tocar, sentir y escuchar. Por ello es importante proporcionarles el juguete ideal de acuerdo a su edad que les posibilite explorar y aprender de su entorno. En este caso la atención se centrará en juegos y juguetes en niños de edades comprendidas entre 0-6 años.

 0-1 año. Los juguetes adecuados para esta etapa deben desarrollar los siguientes aspectos:

  • Fijación visual
  • Seguimiento visual y auditivo
  • Presión voluntaria
  • Sostener y golpear objetos
  • Empleo del dedo índice
  • Búsqueda de objetos
  • Pinza digital

Para estimular el desarrollo cognitivo de los bebés de 0-6 meses es recomendable buscar juguetes que sean suaves y ligeros. Los peluches, por ejemplo, son una buena opción. Por otra parte, los móviles de colores brillantes atraen el enfoque y la atención del bebé. Los espejos, los sonajeros y las mantas de juegos, son objetos que disfrutarán mucho. Los libros de tela ilustrados o de cartón promueven la identificación, y si emiten sonidos hay que asegurarse que sean suaves y armoniosos. Por último, son perfectos para esta edad los gimnasios y centros de actividades.

Los mejores juguetes para el desarrollo del bebé de 6-12 meses y la motricidad gruesa son las pelotas, siempre que sean ligeras y de materiales suaves. Éstas son perfectas para enseñarle a lanzar y rodar, sobre todo para perseguirlas con el gateo. Finalizando esta etapa comenzará a jugar con bloques y aros apilables, o el clásico cubo en el que debe insertar las figuras geométricas.

                                     

1-3 años. Los juguetes en dicha etapa deben estimular los siguientes aspectos:

  • Aprender a introducir objetos en recipientes
  • Abrir y cerrar recipientes
  • Ejecutar e imitar trazos
  • Construcción de torres
  • Pasar Páginas
  • Emparejar colores y dibujos
  • Discriminar círculo y cuadrado
  • Enhebrar bolas

Para estimular el desarrollo cognitivo se pueden emplear juguetes para la bañera o juguetes de transporte (carros, camiones, aviones, juguetes con ruedas) y una cuerda para tirar de ellos, perfectos porque al principio de esta etapa los niños comienzan a caminar.

También son idóneos los juguetes para aprender las formas y colores y los juegos de construcción que les ayudarán a desarrollar su imaginación.

3- 6 años

En esta etapa los niños recrean situaciones cotidianas que les ayudan a comprender mejor su entorno y les aportan seguridad. A lo largo de esta etapa, el juego es cada vez más colectivo y por tanto es importante aprender a gestionar las emociones para la mejora de las relaciones sociales.

Los aspectos que se estimulan en dicha etapa son los siguientes:

  • Desarrollo de la creatividad
  • Habilidad matemática
  • Estimulación de la resolución de problemas
  • Fomento de una comunicación eficaz
  • Mejora de la motricidad
  • Juego en equipo

Los juegos de bloques promoverán el recuento, clasificación y las habilidades de resolución de problemas. El juego simbólico ayudará a que los niños fomenten la empatía y expresen sus sentimientos y emociones.

Existen múltiples actividades que se pueden realizar en casa sin necesidad de tener que gastarse mucho dinero y utilizando objetos simples como pueden ser por ejemplo a la hora del baño ayudar al niño a exprimir la esponja del baño y llenar varios recipientes. Dicha actividad fomentará la capacidad del niño de anticipar, predecir resultados y entender que significan las consecuencias.

Otro juego interesante es llenar botellas de plástico con conchas, piedras o legumbres y cerrarlo bien para que no se pueda abrir. A medida que el niño vaya agitando la botella observará los sonidos y entenderá la causa-efecto, prediciendo los resultados.

Por último, destacar los enlaces de algunas páginas web interesantes en la búsqueda del juguete ideal para el desarrollo de habilidades cognitivas de acuerdo a la edad del niño:

www.jugarijugar.com

 

 

 

www.minikidz.es

 

 

www.jugai.com

 

 

 

www.plazatoy.com

 

www.vikingtoys.es

 

“Todos los aprendizajes más importantes de la vida se hacen jugando”.

Francesco Tonucci.


Compartir
  • 4
    Shares

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies