Los Hábitos y rutinas en Educación Infantil.

Compartir

La importancia de la Familia y de la Escuela en la transmisión de hábitos y rutinas.

Durante los primeros años de vida, los padres juegan un papel fundamental en la transmisión a sus hijos de valores, normas, hábitos, rutinas y costumbres, que les acompañarán a lo largo de toda su vida y deben ser consolidados en el aula a través de acciones pedagógicas dirigidas por los equipos docentes. Los padres inculcarán a sus hijos estilos de vida saludables y elevados niveles de autonomía personal. Por ende, la relación familia- escuela será esencial para un desarrollo armónico del niño.                                              

Los hijos son total responsabilidad de los padres y si deseamos que su integración social sea exitosa, debemos acompañarlos durante todas las fases del crecimiento con conductas ejemplares. Existe contrastada literatura científica que avala el que los malos hábitos durante la edad temprana afectan al adecuado crecimiento del niño y de la niña. Es obvio que los primeros educadores están en la familia. De forma complementaria, la escuela ofrece nuevas pautas y refuerza determinados aprendizajes que no se dan en un contexto familiar.

La etapa de Educación infantil, se considera la más importante para la adquisición, asimilación y aprendizaje de los hábitos, mediante rutinas, ya que los niños son verdaderos imitadores de los adultos que se encuentran a su alrededor y que están en continuo contacto con ellos. La inculcación de hábitos en la etapa de Educación Infantil ayuda al desarrollo moral, afectivo y social del niño, así como también les facilitará el aprendizaje de diversas acciones en la vida diaria, interiorizando dichos hábitos y finalmente adquiriendo una autonomía cada vez mayor en sus acciones.

En esta etapa el niño adquiere hábitos de salud, higiene, orden, nutrición, seguridad y prevención que contribuyen al cuidado del propio cuerpo y de los espacios en los que transcurre la vida cotidiana, a la progresiva autonomía, como también se dan avances significativos en el ámbito social.

Es importante que a esta edad pueda actuar con autonomía, confianza y seguridad en los ambientes sociales más próximos, que conozca y utilice las reglas que posibilitan una adecuada convivencia y que sepa valorar las ventajas que aporta la vida en grupo.

Debido a la importancia en el contexto educativo según el Real Decreto 163/2006 de 29 de diciembre por el que se implantan las enseñanzas mínimas del 2º ciclo de Ed. Infantil establece como una de las tres áreas curriculares a trabajar el conocimiento de si mismo y la autonomía personal.

Siguiendo a Zabalza (2010) las principales funciones que desarrollaríamos al trabajar rutinas y hábitos en el entorno infantil serian:

 

  • Ofrecer un marco de referencia. Una vez que se ha aprendido la correspondiente rutina, el niño es capaz de concentrarse en lo que está haciendo sin pensar ni preocuparse en lo que vendrá después.
  • Generar seguridad dado que se trata de una actividad conocida por quien la realiza.
  • Actuar como indicador temporal puesto que aporta una percepción sensorial de los distintos momentos en los que debe efectuarse la actividad, permitiendo saber que es lo que hay que hacer antes y que después.
  • Potenciar procesos de captación cognitiva, referida a las distintas estructuras que presentan las diferentes actividades a realizar.
  • Desarrollar virtualidades cognitivas y afectivas a nivel metodológico con motivo de las posibilidades de aprendizaje posterior que tendrán los niños respecto a la adquisición de estrategias de planificación y de organización de los aprendizajes.

La secuencia ideal para el aprendizaje de rutinas y hábitos en esta etapa educativa, resulta importante la generalización de los aprendizajes a entornos no estrictamente educativos. De ahí la importancia de que la familia trabaje estas actividades con los niños en el entorno familiar y social.

LOS HÁBITOS                                                                                                        

A través de los hábitos y rutinas introducimos al niño en el mundo de la seguridad, los límites y el conocimiento de su entorno. Es una manera de ofrecerles un ambiente de estabilidad tranquila en el que aprender y ser educado de forma constructiva, formando una personalidad segura y  consciente.

Mª Antonia Fernández Gutiérrez, en el libro “Educación Infantil”  define los hábitos como “costumbres, actitudes, formas de conducta y aprendizajes. El hábito bien adquirido  y usado nos permite hacer frente a los acontecimientos cotidianos”.

Lograr buenos hábitos conlleva paciencia y constancia; si se crea el mal hábito  supondrá erradicarlo y resultará fastidioso tanto para los padres, profesor o como para el propio niño.

El hábito es un mecanismo estable que crea destrezas y que además podemos usar para distintas situaciones (por ejemplo abrocharse).

A la hora de adquirir hábitos se tendrá en cuenta:

  • Es un proceso continuo, gradual y dura toda la vida.
  • Necesita un proceso satisfactorio y agradable para el sujeto.
  • Debe producir éxito.
  • Debe ser reforzado en el momento oportuno.
  • La familia debe tener paciencia y ser precisa en las descripciones de las conductas.
  • Los padres deben colaborar y marcar normas claras.
  • Supone un ambiente relajado, tranquilo y adaptado.
  • El niño debe querer colaborar y para ello hay que motivarle.

Los hábitos son los primeros asentamientos para una buena base en la adquisición de un determinado conocimiento. Se deben implantar mediante rutinas, tanto en el aula como en el entorno familiar.

LAS RUTINAS                                                                                                         

Entendemos por rutinas, aquellas actividades que realizamos diariamente de forma regular, periódica y sistemática, con un carácter ineludible. Por ejemplo, la asamblea a primera hora de la mañana.

Para R. Driekurs (2003)” la rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida. La rutina establecida da una sensación de seguridad, da un sentido de orden del cual nace la libertad”.

En estas edades es básico  respetar los principios del desarrollo cognitivo y socio-afectivo, manteniendo una organización del tiempo lo mas natural posible, sin forzar el ritmo de la actividad y manteniendo determinadas constantes temporales.

Ahora bien, como todo aprendizaje y más tratándose de niños de Educación Infantil, resulta necesario fijar pautas metodológicas que contribuyan a organizar y sistematizar estos aprendizajes adecuadamente, siguiendo siempre el mismo orden en las actividades y mencionando claramente y con cierta frecuencia por parte del profesor el nombre de la rutina a trabajar. De este modo los niños se sentirán seguros cuando realicen las rutinas y alcanzaran grandes cotas de autonomía y equilibrio personal.

A través de la metodología activa y participativa los protagonistas del proceso de enseñanza y aprendizaje serán los niños. Además podrán realizar las acciones planteadas sobre hábitos y rutinas básicas de higiene, alimentación y descanso de forma autónoma, siendo este un aprendizaje significativo, útil a lo largo de toda su vida. Sin olvidar que durante todo el proceso el profesor intentará que los niños estén motivados, manteniendo siempre el interés por lo que están haciendo.

Por ello, debemos considerar las rutinas como puros aprendizajes que contribuyen a una mejora de nuestra capacidad cognitiva, por lo que se trata de procesos que los alumnos deben aprender en el seno del aula y la familia deberá tenerlo en cuenta para establecer unas rutinas en el hogar que a buen seguro contribuirán al desarrollo psicológico de sus hijos.

¿COMO TRABAJAR LOS HÁBITOS Y LAS RUTINAS EN EL AULA DE EDUCACIÓN INFANTIL?

Según María Montessori los niños tienen que tener una referencia de cómo desarrollar correctamente los hábitos y las rutinas que se les exigen, haciendo un uso adecuado de los materiales y, al mismo tiempo adquiriendo destrezas en sus movimientos, en su control y en su voluntad. Los responsables de mostrar e involucrar a los niños en hábitos sanos y en rutinas positivas son la familia, los padres o figuras de apego, y  en el contexto educativo, sus profesores o figuras de referencia.

El desarrollo de la autonomía personal, a través de los hábitos y las rutinas, hace que se favorezca la autoestima de los niños ya que al ser capaces de hacer estas acciones de forma autónoma se sienten más motivados, dispuestos y valiosos. Ellos mismos pueden ver los progresos que van haciendo.

Pero la disposición de los niños y las niñas por hacer determinados hábitos y rutinas no es siempre positiva. Por ello para contribuir a la disposición adecuada pueden utilizarse diferentes herramientas, como  tablas de los hábitos y rutinas con el objetivo de premiar aquellas rutinas que conducen a un hábito positivo. Estos “premios” no tienen por que ser materiales, simplemente podemos reforzar o premiar con tiempo de juego junto a los padres-amigos, por ejemplo.

Cuando los hábitos y las rutinas se están interiorizando podemos ayudar a los niños a recordar la temporalización de estas acciones mediante esta tabla. La tabla de los hábitos y rutinas es un apoyo visual, dibujos o imágenes realistas de la secuencia de tareas. Es un buen recurso porque puedes involucrar a los niños a crear esa tabla, evitas tener que decir lo que hay que hacer en cada momento y desarrolla capacidades como la memoria, la autonomía, la independencia, la motivación… No más de diez imágenes situadas en una zona transitoria de la clase o de la casa a la altura visual de los niños

 Tampoco olvidar el mejor método para el recuerdo, la constancia diaria que permitirá a los niños a clarificar y ordenar de forma natural, el transcurso del día en su mente.

Para lograr el éxito en el desarrollo de hábitos y rutinas hay que tener en cuenta tres aspectos:

  1. Hay que intentar seguir siempre el mismo orden en las acciones de los hábitos Por ejemplo: primero vamos al baño a orinar y a lavarnos las manos, luego almorzamos y recogemos los restos del almuerzo, tirando los residuos a la basura y limpieza de la mesa.
  2. La constancia es difícil pero fundamental. A veces nuestro ritmo diario hace que nos saltemos algunos pasos y que seamos poco constantes en nuestras rutinas diarias, pero se debe procurar mantener el orden y cumplirlos aunque tengamos que agilizarlos.
  3. Podemos anticiparnos a lo que va a pasar antes de empezar con un hábito o rutina, conocer lo que va a durar, lo que vendrá después. De esta forma las transiciones costarán menos, pues los niños entenderán estos pasos y se sentirán seguros. También potenciarán su autonomía, ya que si los niños conocen lo que deben hacer a continuación, podrían hacerlo por su propia iniciativa.

Por el contrario, para evitar el fracaso  en el desarrollo de hábitos y rutinas, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Hay que permitir que los niños y las niñas empleen el tiempo oportuno en su realización. Las prisas no son buenas
  • Los castigos y amenazas pueden funcionar a corto plazo pero no benefician para el desarrollo de los niños. Además amenazar con castigos y luego no cumplir con la amenaza resta credibilidad y valor a las palabras.
  • Principio de no contradicción: los adultos no pueden mostrar hábitos diferentes de los que se pretenden inculcar.

LOS HÁBITOS Y RUTINAS QUE SE REALIZAN EN EL AULA DE EDUCACIÓN INFANTIL

Según la educadora y pedagoga, Maite Vallet, en el libro “Educar a niños de 0 a 6 años” podemos clasificar diferentes hábitos y rutinas:

 

 

 

  • EL ORDEN

La jornada escolar lleva consigo un orden de actividades; hacer fila en el patio del colegio para entrar en clase, colgar los abrigos en el perchero y ponerse la bata, hacer asamblea, trabajar en la ficha correspondiente, ir al baño y almorzar, jugar en el patio, volver al aula a trabajar, colgar la bata y ponerse el abrigo y hacer fila para irse a casa. En la asamblea se trabajan conductas cívicas que mejoran el orden y el correcto transcurso de la jornada escolar; saludar, respetar el turno de la palabra, escuchar cuando habla un compañero, no gritar, solicitar permiso. Asimismo se trabajan normas y pautas de convivencia y se recuerdan responsabilidades ( ponerse el primero en la fila, repartir pinturas…)

  • LA HIGIENE

La higiene es un aspecto fundamental de los hábitos saludables. Los niños de Educación Infantil deben ser capaces de controlar los esfínteres, pedir ir al baño y limpiarse de forma autónoma. También tirar de la cadena y lavarse las manos sin mojarse la ropa. Del mismo modo, tendrán autonomía para sonarse la nariz y limpiarse los mocos cuando lo necesiten. La familia contribuirá a la higiene personal de sus hijos lavando la bata cuando esté establecido hacerlo.

  • EL VESTIDO

El uso de la bata es obligatorio como vestimenta diaria al no llevar uniforme. Para facilitar el trabajo de los niños a la hora de vestirse de forma autónoma, después de ir al baño, la familia debe de facilitar el proceso poniéndoles a sus hijos ropa cómoda, evitar cinturones, tirantes, bodis, broches complicados de atar etc..

 

  • LA ALIMENTACIÓN

La alimentación influye en los estados de salud y en el bienestar, por esta razón es importante llevar una alimentación saludable, comer sano y de forma equilibrada. El procedimiento desarrollado para la gestión de los almuerzos conlleva una serie de normas: por orden la mesa de cada color irá al baño, el almuerzo se comerá sentado sin levantarse, viendo y escuchando los videos que el profesor pone en la pizarra digital, pudiendo hablar en voz baja sin gritar.

  • EL DESCANSO

Después de acabar una actividad, en el transito entre una y otra actividad, los niños necesitan unos segundos de distensión. Se hacen desplazamientos en el aula, se canta y se baila una canción. Pero principalmente, cuando los niños llegan al aula después del recreo hay que buscar un estado de comodidad para que puedan trabajar, hay que relajarlos porque normalmente llegan excitados.

  • LA CONVIVENCIA

Toda la jornada escolar conlleva a la acción de convivir: con los profesores, compañeros del aula y de la escuela, personal no docente… La convivencia entre iguales se manifiesta sobre todo a través del juego. Fuera del aula la convivencia puede llevarse a cabo por medio del juego. En este momento,  se manifiestan hábitos y rutinas vinculadas a la autonomía personal y la conducta cívica de los niños, relación con los compañeros, no pegándose  y promoviendo espacio de juego compartido y respeto por el mobiliario y juguetes. Se promueve el desarrollo de actitudes negociadoras mediante el uso de la palabra y el dialogo para alcanzar acuerdos y no expresiones violentas para conseguir finalidades propuestas como “si te pegan, pega tu”. Dentro del aula, la convivencia puede llevarse a cabo por medio de los rincones. 

Para Tavernier, “es el lugar, permanente o no, en el que se desarrollan actividades muy determinadas, libres o dirigidas, individuales, en grupos pequeños o colectivos: cocina, tienda, biblioteca, muñecas, garaje, grafismo etc.….También inducen a reflexionar sobre lo que están haciendo: se juega, se explora, se investiga. Todo esto potencia y desarrolla la autonomía personal y las capacidades de creatividad, manipulación, experimentación y atención.

                Estos hábitos y rutinas no deben llevarse a cabo únicamente en el aula, sino que también deben realizarse en el contexto familiar bajo la supervisión de los padres, siendo las pautas muy similares o iguales.

RECURSOS PARA TRABAJAR LAS RUTINAS DIARIAS DE LOS ALUMNOS EN EDUCACIÓN INFANTIL

Propone un conjunto de videos gratuitos dirigidos a niños de corta edad. Con canal propio en Youtube, la estructura de cada uno de ellos es la narración musical de la mano de cuatro divertidos personajes. Entre muchos videos que propone, los hay dedicados a las rutinas propias del día a día: Despertar para ir al colegio, canciones para dormir, para la hora de la comida, la hora del baño.

Disponible en la página web de Orientación Andújar. Este recurso está formado por varias fichas que unidas forman un pequeño libro de rutinas que los alumnos tienen que colorear. Cada una de sus paginas se centra en un aspecto en particular: irse a la cama temprano, disfrutar de un buen desayuno, asearse, preparar la mochila etc…Finalmente se apuntan cuatro beneficios relacionados con los hábitos y las rutinas en los niños.

La educadora infantil Sonia García es la autora de esta propuesta en la que sugiere algunas canciones que servirán para que los alumnos adquieran determinadas rutinas y hábitos en la escuela. Son canciones cortitas pero muy pegadizas: para hacer la fila, estar en silencio, guardar los juguetes y materiales que se han utilizado. También tiene canción para dar los buenos días y otra para pasar lista.

  • Calendario de rutinas

Para ayudar a estructurar los hábitos del día a día, una opción son los calendarios de rutinas. Se recomienda que el niño colabore en su confección en compañía del padre o de la madre y además, se indican los materiales que se necesitan. Se sugieren unas fichas bastante comunes pero se pueden personalizar.

 

  • Tablas de registro

Mediante unas tablas de registro los niños supervisados por el profesor o los padres, anotarán los resultados mediante pegatinas de colores en dichas tablas que servirán para ver la evolución final de los niños.

 

  • Cuentos que trabajan los hábitos y rutinas.

 Hay muchos cuentos en las librerías pero como referencia: “El país de gracias o por favor”, “Aprendiendo a ser superhéroes”, “Yo me lavo”, “El orinal de Lulú”,” “¡Ya os vestimos solos!”, “¿No duermes osito?”,”Cuentos para aprender a convivir”, etc.…

 

ANÁLISIS FINAL                                                                                                

La formación que se lleva a cabo durante la Educación Infantil gira entorno a uno de los principales objetivos que se quieren conseguir en estas etapas: La autonomía personal de los niños y niñas. Para alcanzar este objetivo principal tiene que contener actividades que originen este tipo de hábitos en los niños mediante las rutinas que las interiorizarán y desarrollarán en esta etapa, logrando aprendizajes significativos necesarios y útiles para desenvolverse en su vida cotidiana.

Hábitos y rutinas en la educación infantil deben trascender ya la mera seguridad espacial y familiar del niño para proporcionar y ampliar la seguridad a campos de la temporalidad y de las relaciones sociales externas a la familia, todo ello encaminado, no lo olvidemos, a la adquisición de unas tasas mayores de autonomía personal.

Para favorecer el desarrollo personal del niño, equilibrando su estado físico y mental, los hábitos y las rutinas fijadas tienen que estar estrechamente relacionadas en el ámbito escolar y el contexto familiar, por lo que los profesores y padres tienen que tener buena comunicación entre ellos, sabiendo en todo momento que hábitos y rutinas se están trabajando y participando conjuntamente de forma constante en ambos ámbitos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS                                                                

Driekurs, R. (2003)”Los hábitos en Educación Infantil”. Paidós

– Vallet, M. (2004) “Educar a niños de 0-6 años. Cisspraxis

– Perez Saldaña,R. (2008) “ La importancia de de establecer buenos hábitos y rutinas .para potenciar la seguridad, la confianza y la autonomía personal”. Trabajo fin de grado

– Zabalza, M:A. (2010) “ Didáctica de la Educación Infantil”. Narcea.

– Cabria Corral,E. (2012) “La importancia de la trasmisión de hábitos y rutinas en Educación Infantil”. Trabajo fin de grado.

– Fernández Gutierrez,A.(1994) “El proyecto curricular del 1º ciclo de Educación Infantil”

WEBGRAFIA                                                                                                       

-Pequelandia: la esencia de ser niño: Rutinas y Montesori

NORMATIVA                                                                                                       

Real Decreto 1630/2006, de 29 de diciembreEste enlace se abrirá en una ventana nueva, por el que se establecen las enseñanzas mínimas del segundo Ciclo de Educación Infantil.

Decreto 49/2009, de 3 de julio, por el que se regula la organización del primer ciclo de Educación Infantil, se fijan sus contenidos educativos y se establecen los requisitos de los centros que imparten dicho ciclo en la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Decreto 25/2007, de 4 de mayo, por el que se establece el Currículo del Segundo Ciclo de Educación Infantil en la Comunidad Autónoma de La Rioja.


Compartir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies