el camino hacia la inclusión. segunda parte: INTEGRACIÓN VS INCLUSIÓN

Compartir
  • 5
    Shares

¿Qué implementa la inclusión, al proceso de integración que, por años, se viene realizando en los centros educativos?

INTEGRACIÓN VS INCLUSIÓN

En el anterior artículo dedicado a la inclusión hemos visto cómo ha ido mostrando nuestro recorrido por la normativa educativa, la atención educativa de los alumnos con necesidades educativas específicas o especiales, ha ido cambiando a lo largo del tiempo en función del paradigma predominante.

En la entrada de hoy, veremos las diferencias entre INTEGRACIÓN E INCLUSIÓN, que aporta cada una de ellas y sobre todo que implementa la inclusión al proceso de integración que se ha realizado durante los últimos años en los centros educativos.

La integración educativa de los acnees ha sido entendida desde la perspectiva del déficit en relación de su grupo normativo. Se trata de homogeneizar la respuesta educativa a todos los alumnos, sin tener en cuenta que cada uno tiene sus características y ritmos de aprendizaje. Es el alumnado el que tienen que adecuarse a las demandas curriculares e integrarse en el sistema educativo, y no éste, a las necesidades educativas de cada uno. La diferencia se ve como una amenaza y a estos alumnos se les ubica en programas específicos.

Aunque la integración del alumnado con NEE en centros ordinarios significa un avance es su educación, también se observan carencias y limitaciones. Las últimas Leyes Orgánicas (LOE y LOMCE) plantean los principios de normalización, equidad e inclusión educativa.

Según definición de la UNESCO (2006)

“La Educación Inclusiva puede ser concebida como un proceso que permite abordar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los educandos a través de una mayor participación en el aprendizaje, las actividades culturales y comunitarias y reducir la exclusión dentro y fuera del sistema educativo.  Implica cambios y modificaciones de contenidos, enfoques, estructuras y estrategias basados en una visión común que abarca a todos los niños en edad escolar y la convicción de que es responsabilidad del sistema educativo regular y educar a todos los niños. El objetivo de la inclusión es brindar respuestas apropiadas al amplio espectro de necesidades de aprendizaje tanto en entornos formales como no formales de la educación. La educación inclusiva, más que un tema marginal que trata sobre cómo integrar a ciertos estudiantes a la enseñanza convencional, representa un enfoque que examina cómo transformar los sistemas educativos y otros entornos de aprendizaje, con el fin de responder a la diversidad de los estudiantes. El propósito de la educación inclusiva es permitir que los maestros y estudiantes se sientan cómodos ante la diversidad para enriquecer el entorno de aprendizaje”
(UNESCO, 2006, pág.14. Citado por Coral Elizondo, 2018, pág. 4).

Como se desprende de la definición de la UNESCO, la inclusión educativa supone un cambio sustancial en relación a la integración educativa:

  • No hablamos de integrar a las personas en el sistema educativo, hablamos de que éste se adecue a las características y necesidades de todos los alumnos.
  • No nos centramos en el déficit o limitaciones, hablamos de desarrollar las potencialidades que todos los alumnos tienen.
  • No se trata de aceptar las diferencias en un “contexto normalizado” pero al margen de él, acogemos la diferencia como componente de la normalidad.
  • La educación inclusiva se realiza en centros y modalidad ordinaria como mejora de calidad de vida de TODO el alumnado (esta debería ser la primera opción, siempre buscando la respuesta educativa más apropiada).
  • El currículo es entendido en su dimensión cognitiva, emocional y social.
  • Los  alumnos no son atendidos fuera del aula y con un currículo segregador, la atención educativa se realiza dentro del currículo.  
  • El PEC no está fragmentado en diferentes componentes, se entiende como un trabajo comunitario y en equipo de toda la comunidad educativa.
  • La educación es compartida en el aula por dos maestros/as que se complementan y personalizan la atención al alumnado.

 

 

 

Como puede intuirse, estos cambios profundos exigen:

  • Una honesta reflexión de la práctica docente
  • Aunar corazones con voluntades
  • Formación especializada en función de las líneas metodológicas de centro
  • Dotar los recursos personales y materiales necesarios para responder a la educación inclusiva
  • Movilizar los recursos de la comunidad educativa
  • Generar normativa estable y consensada en Educación Estatal, evitando excesos y discriminación entre las diferentes Comunidades Autónomas.

 

 

 

 

 

 

 

 

La inclusión educativa No supone:

  • Que se deba desestimar la aportación que realizan los CEE en la atención de aquellos alumnos cuya educación es extremadamente compleja en un colegio ordinario.
  • Forzar a los docentes a una metodología inclusiva sin el debido convencimiento y seguridad en su práctica en el aula “es necesario respetar sus tiempos personales”.
  • Que TODO valga en la educación inclusiva, dando una interpretación torticera a los principios que la sustentan.
  • Que se pida a los centros educativos que apuesten por la inclusión educativa sin dotarles de recursos, formación y asesoramiento adecuado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

Ainscow, M (2017). Atención a la diversidad. Pasos para la inclusión en las escuelas (06/09/2017)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

           


Compartir
  • 5
    Shares

1 comentario en “el camino hacia la inclusión. segunda parte: INTEGRACIÓN VS INCLUSIÓN”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies